top of page
  • Writer's pictureSofi

¿Soy una persona saludable?

La Organización Mundial de la Salud define la salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. (Official Records of the World Health Organization, Nº 2, p. 100). Es decir estar saludable va más allá de ser físicamente activo, no padecer de enfermedades crónicas, o comer “bien”.


Por cierto, ¿a qué nos referimos por comer "bien”?


Creo que la mayoría lo definiría por una alimentación rica en vegetales y frutas, con un consumo mínimo de sal, azúcar, y grasas. Sin embargo, comer “bien” no implica restringirse, ya que la restricción severa puede llevarnos a afectaciones emocionales e incluso trastornos alimentarios.


¿De qué sirve que limitemos nuestra dieta si esto nos generará cierto tipo de tensión que liberaremos a través de atracones?

Con tanta información hoy en día sobre el fitness y las dietas, creo que el balance es la clave y lo más recomendable es comer conscientemente, escuchando lo que necesita nuestro cuerpo y estando realmente presentes en ese momento; por eso no es sugerido comer viendo tele o una película, leyendo, o utilizando el celular.


Ahora bien, yo puedo ser una persona con una dieta “saludable” y que se mantiene físicamente activa, pero en realidad lo hago para no engordar porque me da pavor ser gorda. ¿Creen que soy una persona saludable?


Muy bien los que pensaron que en realidad no, pues como lo leímos anteriormente, la salud se define por un bienestar integral. En este caso, la salud emocional (que es parte de la salud mental, que es parte de la salud general) está siendo descuidada.


Ojo, no quiero que me malinterpreten, está bien cuidarse y mantenerse en forma si es por disfrutar y sentirse bien, pero cuando dejo de hacer ejercicio por el placer que me otorga y más para “quemar” lo que me he comido, podemos estar frente a un problema.


Igualmente si restrinjo mi alimentación toda la semana para el fin de semana poder atracarme de pasteles y churros, pues usualmente estos episodios generan mucha culpa, remordimiento, e inseguridad con nosotros mismos.


La tercera parte de la definición es el aspecto social. Digamos que soy una persona delgada y físicamente me veo muy bien, pero sufro de dolores de cabeza y espalda constantemente. Asimismo, cada vez que subo algo a Instagram llevo cuenta de cuantos likes me han dado o quienes lo han visto, buscando la aprobación de los demás.


Espero a este punto podamos determinar que esta persona no es realmente saludable aunque se vea “bien.”


Si yo no me siento plena conmigo misma voy a andar buscando esa plenitud en otros, y al darme cuenta de que esos otros no siempre están disponibles (ya que no tienen por qué estarlo) me siento triste y frustrada. Además, los dolores de cabeza o espalda pueden tener una causa psicológica ya que mente y cuerpo están estrechamente relacionados.


Si no le ponemos atención a nuestras emociones, el cuerpo las manifestará.

En general, se trata de ver la salud en un escala de grises en lugar de blanco y negro, no algo que tengo o no tengo; siempre la tengo pero puedo cuidarla o descuidarla dependiendo de mi esfuerzo y dedicación diaria, y es normal presentar altos y bajos.


He visto personas que padecen de enfermedades crónicas con estilos de vida más saludables que otras personas físicamente sanas pero inestables emocionalmente. En sí, todas las áreas están interrelacionadas como en un sistema por lo que más que enfocarnos en una o en otra, debemos procurar que todas estén equilibradas.


Los que tenemos plantas sabemos que si no las cuidamos adecuadamente perecen, lo mismo sucede con nuestra salud. Es más, la principal causa de muerte de las plantas son los excesos, específicamente el exceso de agua.


Esto solo viene a mostrarnos los riesgos de algunos excesos: exceso de ejercicio, la excesiva rigidez en la alimentación, la poca flexibilidad de pensamiento, la represión emocional o buscar excesivamente la atención o aprobación de los demás.


Entonces, ¿soy una persona saludable? Es algo que solo uno mismo puede determinar. Se me ha ocurrido la siguiente lista que nos puede orientar un poco.


  • ¿Cómo estoy físicamente? ¿Cómo está mi tono y flexibilidad muscular? ¿Cómo están mis articulaciones? ¿Padezco de afectaciones físicas constantemente? ¿Tengo alguna enfermedad crónica? ¿Me cuesta dormir?

  • ¿Cómo es mi alimentación? ¿Disfruto comer? ¿Paso buscando nuevas dietas? ¿Me restrinjo de comer alimentos? Y si los llego a comer, ¿me siento mal después?

  • ¿Qué tan consciente soy de mi mismo? ¿Me conozco realmente? ¿Puedo listar mis gustos, disgustos, debilidades y fortalezas? ¿Cómo me siento con eso? ¿Me acepto así como soy? Cuando me miro al espejo, ¿me gusta lo que veo?

  • ¿Reconozco mis emociones? ¿Puedo identificar sus causas? ¿Las regulo apropiadamente? (Ojo, esto ni significa ignorarlas o reprimirlas)

  • ¿Cómo son mis relaciones interpersonales? ¿Cuento con un apoyo social? ¿Busco aprobación incesante de los demás? ¿Me siento mal cuando no me contestan o no me validan?

Esta lista de verificación no está competa. ¿Qué otras cosas crees que podríamos agregar? Me encantaría leer que piensas.




P.D. Puede que algunas de estas respuestas te preocupen, pero recuerda que la salud es integral. Podemos sufrir alguna afectación emocional, física, o social, pero si nos enfocamos en trabajar en ella, podemos ser personas saludables.

 

Si te gusto este escrito y piensas que puede servirle a alguien, compártelo.


Recent Posts

See All

Perdida

Comments


bottom of page