top of page

Ser familia

Ay las familias. ¡Qué lindas pero qué complicadas!


Uno no escoge a su familia; a ninguno de nosotros nos preguntaron si queríamos esos abuelos, esos tíos, esa mamá, ese papá, si queríamos tener o no hermanos, o bueno, ahora que recuerdo, a mí, mis papás si me preguntaron si queria 'hermanitos' y dije que sí porque en mi mente, iban a ser mis muñecos vivientes.


Anyway, más allá de la familia y sus miembros, creo que lo que más trabajo cuesta es aceptar que la otra persona es un mundo distinto; aceptar que no puede ni tiene porque pensar o sentir como nosotros.


Ese lazo de familia puede ser tan dañino pues trae consigo una especie de compromiso o autoridad.


'Porque somos familia, necesito de vos' 'Porque somos familia, sé lo que te conviene y lo que no' 'Porque somos familia, no pasa nada si te falto al respeto, porque al final de cuentas, somos familia y la familia es lo más importante'


No se si soy yo, pero al volver a leer esos ejemplos, se me hace más obvio lo absurdo y contradictorio de nuestro comportamiento dentro de las familias


Ser familia no significa:

  • tener que querer a alguien a la fuerza

  • aguantar e irrespetar tus límites por el simple hecho de ser familia

  • irrespetar al otro

  • ser incondicional

  • tener que tolerar actitudes disfuncionales

  • tener que callar siempre

  • que debo cargar con el bagaje emocional de los demás

  • no tener límites sanos

  • que no se puede poner límites

  • pasar por alto las veces que te faltan el respeto

  • aceptar malos tratos

  • esperar algo a cambio

  • perdonar todo

  • aguantar las faltas de respeto


Por cierto, todas estas respuestas han sido provistas por la comunidad de A dose of Sofi via Instagram stories.


Podemos ver que el denominador común es la falta de respeto.


Y si yo no le faltaría el respeto a una persona X porque no sería correcto o agradable, ¿por qué lo voy a hacer con alguien que se supone que quiero o amo?

En realidad no me hace sentido.


Y es que eso pasa con las familias, las tomamos por sentado. Creemos que no podemos perder sobrinos, tíos, primos, abuelos, hermanos, padres; pero claro que podemos porque ser familia no es lo que nos han vendido y vivir en esa contradicción nos causa mucho daño.


Así que sabé que no te toca ser familia de la gente.


El cariño, el respeto, las atenciones se ganan y como toda relación, la reciprocidad es clave.


Si sos afortunado de tener una familia que te gusta, abrazala y cuidala, regala como a una plantita y trata de no tomarla por sentado; abrite y motiva a los demás a sanar estos patrones para que puedan disfrutarse todavia más


Y si alejarte de tu familia ha sido lo que funciona para vos, sabé que puedes encontrar familia en otras personas más allá de la sangre; y a veces, esas son relaciones más genuinas pues no hay un compromiso de por medio. Te quieren porque deciden hacerlo.




 

Si te gustó, ¡compártelo!




Recent Posts

See All

Comments


bottom of page