top of page
  • Writer's pictureSofi

¿Y si fuésemos asertivos?

¿Qué pasaría si fuésemos asertivos? ¿Cómo serían nuestras relaciones interpersonales?

Para lograr contestar estas preguntas es necesario que definamos que implica y que no ser asertivo...


Una persona agresiva creerá que sus derechos están sobre los de los otros, mientras que una persona pasiva creerá que los suyos están por debajo de los derechos de los demás. Es decir, para el agresivo, lo que él quiere, lo que él piense, lo que él demande es más importante; mientras que el pasivo casi siempre se pone en segundo plano, priorizando las necesidades y derechos de los demás. Y claro, para que haya un pasivo, debe haber un agresivo; y esto aplica a todos los tipos de relaciones interpersonales. Entonces, ¿dónde entra la asertividad? Pues, vendría siendo el balance entre estos dos estilos de comunicación. Ser asertivo implica reconocer que así como yo tengo gustos, disgustos, derechos, fortalezas, y debilidades, el otro también.


Ahora, ¿qué pasa en nuestras relaciones interpersonales? Muchas veces caemos en un rol pasivo o agresivo. Tomemos un tiempo para reflexionar cuál es nuestra tendencia. Descubriremos que quizás uno sea más dominante en nuestro estilo de comunicación. Por ejemplo, ¿por qué nos cuesta tanto decir que no? o al revés, ¿por qué nos cuesta aceptar un no por respuesta?


En las relaciones se puede ver claramente como cuando existe un problema, raras veces se habla al respecto…se deja pasar, como que si al dejarlo pasar el problema mágicamente dejará de existir. Asimismo, pretendemos que el otro adivine nuestros deseos o preferencias…esto se puede ver claramente en una relación de pareja, donde se “tiran indirectas” para que el otro entienda; como si el otro es capaz de leernos la mente. En realidad nos cuesta trabajo hacer preguntas y expresar cómo nos sentimos y cuando lo hacemos se percibe como muy fuerte o pesado, ya que no estamos acostumbrados a ello. Solo imaginemos si alguien nos dice, estoy molesta por estas razones…seguro nos tomaría por sorpresa ¿no? Estamos tan acostumbrados a decir y a escuchar “estoy bien”.


Personalmente cuando me he sentido incómoda en algún tipo de relación interpersonal me gusta hablarlo y esto no siempre es tomado de una forma positiva. Se me ha tachado de dramática, exagerada, directa, y no sé qué más cosas…todo por buscar tener una plática honesta sobre un problema. Sí, estoy de acuerdo que no es la forma más fácil, pero creo que es la más sana. Es importante que constantemente estemos evaluando nuestras relaciones y que hablemos al respecto. La comunicación es clave para identificar aspectos a mejorar. Gerard Egan propone una destreza fundamental: la proximidad.


La proximidad implica tratar la relación interpersonal en el aquí y ahora. Podemos practicarla utilizando esta guía (aplica a todas las relaciones interpersonales):

  1. ¿Cómo estamos? (Auto revelaciones de los sentimientos que tenemos con respecto a la relación)

  2. ¿Qué ha pasado? (Nuestra percepción de la relación, es importante incluir un aspecto concreto de ella)

  3. ¿Queremos mejorar? Si la respuesta es sí, ¿qué podemos hacer al respecto? (Acciones enfocadas a que la relación crezca, si es lo que queremos. Es bueno ser conscientes que no toda la gente que entra a nuestra vida está para quedarse)

Entonces, ¿qué pasaría si fuésemos más asertivos? Pues creo que seríamos personas más sanas, más livianas, y más empáticas, entendiendo que si yo tengo derechos, el otro también y nadie está sobre o debajo de nadie, sino al mismo nivel…


Cierro con esta reflexión de Fritz Perls que me encanta.



Yo soy Yo.

Tú eres Tú.

Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas.

Tú no estás en este mundo para cumplir las mías.

Tú eres Tú.

Yo soy Yo.

Si en algún momento o en algún punto nos encontramos,

será maravilloso.

Si no, no puede remediarse.

Falto de amor a mí mismo,

cuando en el intento de complacerte me traiciono.

Falto de amor a ti,

cuando intento que seas como yo quiero,

en vez de aceptarte como realmente eres.

Tú eres Tú y Yo soy Yo.


-Fritz Perls, 1969.

 

Si te gustó este escrito y crees que puede interesarle a alguien, compártelo.

Recent Posts

See All

Perdida

Comments


bottom of page