top of page
  • Writer's pictureSofi

The grass is always greener on the other side

Esta frase ha resonado muchísimo conmigo estos últimos días, no solo porque ha sido una idea que hemos trabajado con mis pacientes esta última semana, sino porque creo que en términos generales es algo que nos pasa constantemente, quizás a unos más frecuentemente que a otros, pero de qué nos pasa nos pasa.


Ya sabemos que somos seres sociales y como tales llevamos ese bichito de comparación social dentro de nosotros. La comparación es inevitable (por algo existe esta frase), es una forma en la que le damos sentido a todo lo que nos rodea. No se trata de no compararnos, sino de hack esa comparación, de ir más allá, de inyectarle objetividad.


Cada vez que vemos a alguien y nos comparamos, casi siempre es por algo que nos hace falta. Es decir, vemos ese grass on the other side desde la carencia y por eso se ve más verde, más rico, más sustancioso. Pero no sabemos cómo es esa grama en realidad. No sabemos las sequias que ha afrontado y las podadas que ha soportado, muchas que han dolido.


Así que cada vez que caigamos en ese torbellino de comparación sería bueno analizar de donde viene y qué significa y si nos vamos a comparar (que ya sabemos es inevitable) compararnos en todo sentido no solo en eso que nos hace falta.


¿Sabían que no podemos sentir gratitud y envidia al mismo tiempo? Son emociones totalmente incompatibles a nivel biológico, por lo que una práctica de gratitud literalmente nos va a ayudar a que ese bichito de comparación social no nos gobierne y a sentirnos mejor. Si quieren leer más sobre eso pueden hacerlo aquí.


Cuanto cambiaria si pudiéramos ver nuestra vida desde afuera. Cuanta plenitud y satisfacción agregaríamos a nuestra vida. Pasamos tan enfocados en lo que no tenemos que pasamos por alto lo que SI tenemos, lo que SI hemos logrado, lo que SI hemos superado.




 

Si te gustó, ¡compártelo!


Recent Posts

See All

Comments


bottom of page