top of page
  • Writer's pictureSofi

La primera vez que usé un tampón

Una parte de mi vida cambió cuando aprendí a utilizar los tampones. Van a decir, que exagerada Sofi, pero es verdad...vean les explico.


Disclaimer: Hombres, este escrito va más dirigido a las mujeres pero los invito a seguirlo leyendo pues puede que en el algún momento les toque ayudar a alguna mujer con este tema.

Cuando iba entrando a la adolescencia tuve la fortuna de que mi mamá me explicara con lujo de detalles lo que iba a suceder con mi cuerpo al tener mi primera menstruación. Mi mamá se preparó tanto que hasta utilizó unas enciclopedias de Oceano para explicarnos a mí y a la Nena, mi prima/hermana, que es casi un año mayor que yo. Estaba tan preparada que hasta lo estaba anticipando y al momento de tener la tan esperada menarquia, yo ya estaba lista, o al menos eso creía.


Sin embargo, con toda esa preparación, mi mamá nunca me habló de los tampones. Recuerdo que yo se lo llegué a preguntar porque seamos honestas a todas nos intrigan los tampones, especialmente cuando tuviste que dejar de meterte a la piscina o al mar por andar con el periodo. Mi mamá me dijo que yo no podía usarlos todavía porque era virgen. Esto me dejó mega híper confundida pues yo sabía de algunas personas que utilizaban tampones que también eran vírgenes, entonces como que algo no cuadraba.


Pues bueno piénsenlo así, Sofi no podía usar tampones porque no la dejaban, porque mágicamente iba a perder la virginidad si los usaba, y aunque los comprara, que iba a saber de cómo ponérselo. Una de mis características es ser despatarrada, es decir, no siempre me siento o acuesto como una "señorita". Creo que en parte es por la flexibilidad que tengo, producto de bailar ballet desde muy chiquita; entonces me resulta mucho más cómodo estar en posiciones inusuales o que para otros serian incómodas. Entonces ya se imaginan, cuando me tocaba colocarme una toalla sanitaria me mega incomodaba. Ni les digo de bailar ballet o hacer yoga con eso, era una tortura.


Sofía a los 25 años probó ponerse un tampón. Aprobado ya porque ya estaba casada, entonces tenía que entrar ¿no?, esa era la lógica. Pues resulta que tuve que investigar porque aun ya no siendo virgen, no me entraba. Tuve que ver videos y preguntarles a amigas que sabía que lo usaban. El día que me puse mi primer tampón fue histórico, no creerán el alivio y sobre todo la comodidad que sentí. De verdad, me sentí como que si había descubierto otro mundo y al mismo tiempo no podía creer que pase tantos años de sufrimiento e incomodidad por mera ignorancia. Este es un reflejo de la falta de educación sexual y ojo, eso que yo si fui educada hasta con libros, pero aun así, el tema del tampón era tabú, y me atrevo a decir que aún lo es. Y este tipo de temas triviales pueden llevarnos a la desinformación en otros temas más profundos o delicados.


Pues casi tres años después de estar usando tampones les cuento que NO quitan la virginidad, que son una maravilla y una muy buena alternativa a la tradicional toalla sanitaria y más si sos despatarrada como yo o practicas algún tipo de deporte. Además, me parece que es mucho más higiénico pues recoge la sangre antes de que salga de tu vagina y no la andas ahí como en un pañal (la toalla sanitaria).


Para las chicas que quieren probarlo pero por X o Y razón no se atreven, se los super recomiendo no solo por todo lo que les he contado anteriormente, sino porque creo que la elección del producto femenino que utilicemos para esos días debe estar basado en una elección libre e informada. Aquí les dejo algunas recomendaciones:


  1. Trata de colocártelo en una posición en donde puedas ver tu vagina claramente, puede ser acostada o parada con una pierna arriba (yo prefiero esta última posición) y relájate, entre más tensa estés, tu vagina se cierra y puede que no entre o te duela.

  2. Conoce tu flujo menstrual. La mayoría de los tampones son M (flujo medio) si tienes un flujo ligero, solo hay un supermercado en San Pedro Sula que los vende (mándame un mensaje si te interesa)

  3. Se recomienda utilizarlos de 4-6 horas, esto va a depender de tu flujo.

  4. Si podes hacer pipí con ellos. Ahora, pupú no lo recomiendo...me parece anti-higiénico y creo que la fuerza puede hacer que se te salga. Entonces asegúrate de ir al baño antes de ponértelo.

  5. Así como la toalla sanitaria, NO lo deseches en el inodoro.

  6. El tampón está diseñado para absorber flujo menstrual, la sangre en sí. Si tienes spotting mejor no lo utilices, pues puede no llenarse y absorber otras secreciones, alterando tu flora vaginal.

  7. No duermas con el puesto. Recuerda que lo puedes utilizar máximo 6 horas.

  8. No te lo quites antes de lo recomendado, pues si el tampón no se ha llenado de flujo, puede que al momento de quitártelo puede que te lastime si casi no ha absorbido la cantidad de sangre para la que fue diseñado. A mí me ha servido quitármelo cuando veo que el cordoncito está un poco manchado.

Y voila! Estas son mis recomendaciones, ¿alguna chica por acá tiene otra? Me gustaría leerte y si te gustó este escrito, ¡compártelo!





Recent Posts

See All

Comments


bottom of page