top of page
  • Writer's pictureSofi

Depende de ti

Ya que estamos cerrando mayo quiero compartir con ustedes algo que les va a cambiar la forma de ver la vida. O quizás no, pero creo que vale la pena darse la oportunidad; aprovechando que estamos terminando el mes de conscientización sobre la salud mental.


Todo se resume en esta frase:

"Lo que nos perturba no son los hechos, sino lo que pensamos sobre ellos." - Epicteto

Si, así como lo leyeron...no es lo que nos sucede lo que nos hace sentir mal, sino como lo interpretamos. Pues si fueran los acontecimientos, todos tendríamos que reaccionar igual ante X o Y situación y no es así, ¿cierto?


"Mi mamá me enoja"
"Mi pareja me hace sentir mal"
"Mi trabajo me estresa"
"Mi hijo me saca de quicio"

Lamento comunicarles que no es la mamá, ni la pareja, ni el trabajo, ni el hijo, sino lo que pensamos acerca de ellos o lo que hacen. Es decir, si queremos cambiar ese sentimiento de malestar, ese enojo, ese estrés, debemos modificar la forma en que pensamos. Y esta es la buena noticia pues ni a la mamá, ni a la pareja, ni el trabajo, ni al hijo los podemos cambiar, pero si podemos modificar lo que pensamos. Claro, nos supondrá mucho esfuerzo y consciencia pero SI es posible. La clave esta entonces en encontrar los pensamientos automáticos que surgen ante estas situaciones. Estos pensamientos automáticos son solo la punta del iceberg, pero es un punto de inicio para tomar consciencia de que NADIE nos hace nada. Somos nosotros mismos que nos lastimamos con pensamientos rígidos, inflexibles, e irracionales. Veamoslo con un ejemplo.

 

Esto es lo que usualmente hacemos, creer que lo que nos sucede es lo que nos causa el malestar. ¿Qué tal si incluimos los pensamientos? La raíz del malestar.


Vemos en sí como el jefe no es el problema...solo es un detonante y lo que en realidad causa el enojo y la frustración son los pensamientos que surgen.

 

Entender esto es sumamente liberador y nos empodera pues aprendemos a hacernos responsables de como nos sentimos. Ya no ponemos nuestro bienestar en cosas externas, ni somos víctimas de nada. Así que te animo a que la próxima vez que te sientas enojado, triste, o preocupado, recuerdes que detrás de ese malestar hay un pensamiento. Atrévete a encontrarlo. Si no puedes hacerlo y te gustaría aprender hay muchos profesionales que pueden ayudarte. Recuerda, TÚ estas a cargo de como te sientes. It's up to you.

 


Si te gustó, ¡compártelo!

Puede que a alguien más le sirva.





Recent Posts

See All

Comentários


bottom of page